Las hipótesis que se manejan en las causas de este trágico accidente, señalan la imprudencia. Hoy 7 agosto, se cumplen 74 años del descarrilamiento del Ferrocarril Santa Bárbara – El Vigía donde se descarrilaron 7 vagones y murieron 7 personas. Entre los fallecidos hay que destacar a Emiro, el hijo mayor de María José Chourio Solarte, mejor conocida en la aldea como “La Negra Maché”

Eudes Blanco*

En la noche lluviosa del domingo siete de agosto del año 1942,  el Ferrocarril Santa Barbará – El Vigía, vivió una de las tragedias de mayor magnitud recordadas en la zona y es que el descarrilamiento de siete vagones en el sector Bubuqui, dejo como saldo siete obreros fallecidos y otros heridos de gravedad. Entre los fallecidos hay que destacar a Emiro, el hijo mayor de María José Chourio Solarte, mejor conocida en la aldea como “La Negra Mache”.

Las hipótesis que se manejan en las causas de este trágico accidente, señalan la  imprudencia por parte del jefe de estación en El Vigía Teódulo Rivera.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Los acontecimientos previos a la tragedia refieren que a las siete de la noche, el tren conformado por la locomotora número once, llamada Mérida y cuarenta vagones – treinta y nueve cargados de café y uno de granzón- estaban listos con destino a Santa Bárbara y el equipo responsable de ponerlos a destino, estaba conformado por José Encarnación Rodríguez, el maqui­nista; Albino Atencio, el fogonero y el conductor (que en realidad era  el director del tren)  José Jo­viniano González, mejor conocido como Bolivita.

La noche, se mostraba lluviosa y los rieles estaban mojados completamente.

Refiere Bernardo Villasmil, cronista del municipio Colón del estado Zulia, que José Encarnación Rodríguez, el hábil maquinista, creyó prudente, realizar dos viajes hasta La Pedrego­sa, “…ya que la locomotora sería insuficiente para dominar el tren en la pendiente sobre los rieles mojados”, y así se lo expreso al jefe de estación en El Vigía Teódulo Rivera, quien  se enfureció y le gritó al maquinista que lo que quería era ganar más sobretiempo, y que si no arrancaba todo el tren lo reportaría al día siguiente a la administración del Fe­rrocarril”.

El maquinista, molesto por la amenaza, según la versión del cronista-  arrancó el tren; el cual, cuesta abajo desarrolló una velocidad incontrolable. Las ruedas de la locomotora patinaban sobre los rieles y a dos kiló­metros abajo de El Vigía, en el lugar conocido como Bubuquí, en donde la línea tenía unas sinuosidades muy forzadas, el maquinista sintió un golpe en el tren. El convoy siguió su desenfrenado viaje hasta La Pedregosa. Al llegar a este lugar al tren le faltaban siete vagones.

Como en otras ocasiones, los eslabones que, unían a los trenes se partían en la bajada, el maquinista creyó prudente, colocar el resto del tren en el desvío y esperar los siete vagones fal­tantes. Pero pasó una hora y el resto del tren no aparecía. Viendo esto el maquinista, desenganchó la locomotora y partió cuesta arriba en busca de los vagones. Al llegar a Bubuqui el espanto fue terrible, los siete vagones se habían volcado aparatosamente. Los heridos gemían y siete obreros habían fallecido.

Independientemente de las causas inmediatas que se relatan como originarias del accidente, hay que enmarcarlas en una realidad inexorable para el momento, el mantenimiento de la vía y los equipos eran sumamente costosos y el material ya envejecido daba lugar a que el recorrido además de lento fuera riesgoso.

El acontecimiento no  debe ser sólo atribuido al error humano, sino también a las condiciones materiales del transporte que se había deteriorado considerablemente. Es por ello, que diez años después del accidente, el ferrocarril de Santa Bárbara – El Vigía, desaparece en forma definitiva en 1952.

Descarrilamiento del ferrocarril Santa Bárbara - El Vigía
Descarrilamiento del ferrocarril Santa Bárbara – El Vigía

*Historiador – eudesblanc@gmail.com

 

 

 

 

Matria Vigiense Matria Vigiense Logo

Historias, costumbres y tradiciones del Municipio Alberto Adriani.

Estamos donde usted esta!

Nativo de Rubio, Félix Vega llegó como confinado político a la aldea de El Vigía en el año 1953, para permanecer en ella hasta su muerte. Durante 61 años que habito en El Vigía, fue un hombre promotor de iniciativas de desarrollo para el municipio. Tiene en su haber, el conformar dos de las Comisiones de mayor importancia del siglo XX en el municipio: la de Pro-Elevación a Municipio en 1954 y la de Pro-Elevación a Distrito (1965)

Ver mas...

Personajes

Los que han hecho grande a esta ciudad. - Ver Todo