Un total de 86 emisoras de radio han cerrado desde enero de 2022 en Venezuela por orden de la autoridad de las telecomunicaciones (Conatel), que alega el vencimiento de concesiones, denunció el sábado (29.10.2022) el principal sindicato de la prensa al alertar sobre una “actuación arbitraria”. “La naturaleza de las radios que van siendo cerradas es variada, […]

Un total de 86 emisoras de radio han cerrado desde enero de 2022 en Venezuela por orden de la autoridad de las telecomunicaciones (Conatel), que alega el vencimiento de concesiones, denunció el sábado (29.10.2022) el principal sindicato de la prensa al alertar sobre una “actuación arbitraria”.

“La naturaleza de las radios que van siendo cerradas es variada, hay muchas emisoras que son cristianas, poquitas comunitarias, comerciales y musicales”, dijo el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Prensa (SNTP), Marco Ruiz.

Hasta el momento Conatel no ha ofrecido una declaración pública sobre estos cierres, que ocurren tras “una instrucción telefónica” del ente, según el SNTP.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Una investigación de esta organización revela que la autoridad reguladora “estaría alegando como causa el vencimiento de las concesiones o la extinción de las mismas” y estaría demandando “condiciones y requisitos invistables” para renovar las licencias.

El cierre de las emisoras afecta a 16 de los 24 estados del país, siendo Zulia (oeste) el más perjudicado con 26.

En muchos de los casos el cese de transmisiones no fue informado públicamente debido a que los dueños de las emisoras temen “represalias” o intentan negociar con la autoridad reguladora.

Según fuentes del sector, más de 80% de las televisoras y emisoras de radio ha pasado por un proceso de renovación de concesiones este año.

En Venezuela, medios críticos, nacionales e internacionales, han perdido espacios en los más de 22 años de gobiernos chavistas que denuncian una supuesta “campaña de odio” en su contra. // Portal Web dw.com