La Armada de los Estados Unidos publicó este jueves un breve pero contundente mensaje a través de su cuenta de Twitter al replicar la información sobre la puesta en marcha de la operación antidrogas que busca frenar los vínculos entre el chavismo y el narcotráfico. Con tres palabras, expresó el ánimo que siente por estas horas: “Nosotros estamos […]

La Armada de los Estados Unidos publicó este jueves un breve pero contundente mensaje a través de su cuenta de Twitter al replicar la información sobre la puesta en marcha de la operación antidrogas que busca frenar los vínculos entre el chavismo y el narcotráfico.

Con tres palabras, expresó el ánimo que siente por estas horas: “Nosotros estamos listos” (We’re ready). Lo hizo al citar unos mensajes publicados en la misma red social por el Comando Sur.

El Comando Sur estadounidense se hizo eco de los anuncios de Donald Trump y expresó: “Estamos desplegando destructores adicionales de la Armada, barcos de combate, aviones y helicópteros, guardacostas… duplicando nuestras capacidades en la región”.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Luego indicó que “en cooperación con las 22 naciones asociadas, aumentará la vigilancia, la interrupción y la incautación de envíos de drogas”.

Por último, manifestó: “No debemos permitir que los narcoterroristas exploten la pandemia para amenazar la vida de los estadounidenses”.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció este jueves el inicio de un colosal despliegue de buques de guerra, aeronaves y tropas en el Caribe y el Pacífico como parte de una operación antinarcóticos diseñada para frenar el tráfico de drogas en la región, especialmente frente a las costas de Venezuela.

Acompañado del secretario de Defensa, Mark Esper, Trump calificó a la operación como “la más grande de Occidente”, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, y pocos días después de que su gobierno acusara al dictador venezolano Nicolás Maduro y a toda la cúpula chavista de narcoterrorismo. Además, Washington impuso en ese mismo momento millonarias recompensas por la captura de toda la dirigencia del régimen.

La operación tendrá como objetivo evitar especialmente que la dictadura venezolana se beneficie con el narcotráfico, al que Washington señala como el principal sustento para su poder.

William Barr, titular del Departamento de Justicia norteamericano, indicó que, pese a que gran parte de los esfuerzos “están centrados en el COVID-19, al mismo tiempo las fuerzas del orden y la seguridad deben proteger al pueblo americano de toda la gama de amenazas”.

“Una de nuestras mayores prioridades debe seguir siendo la destrucción de los cárteles mexicanos. Su tráfico es en gran medida responsable de la muerte de 70.000 americanos al año”, indicó.

“Los cárteles necesitan ser derrotados, tanto para el pueblo de México como para el de Venezuela”, agregó.

La misión es parte del compromiso anunciado por Estados Unidos de mejorar las operaciones antidrogas en el hemisferio. Sin embargo, adquirió mayor urgencia después de la acusación de la semana pasada a Maduro y a los miembros de su círculo íntimo y militar. El Departamento de Justicia norteamericano los acusa de liderar una conspiración narcoterrorista responsable del contrabando de 250 toneladas métricas de cocaína al año en los Estados Unidos.

Esta nueva maniobra del gobierno de Trump contra el régimen chavista también se produce en momentos en que Maduro intensifica los ataques y persecución al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Tarek William Saab, fiscal general de la dictadura, citó a Guaidó a declarar este jueves como parte de una investigación sobre un supuesto intento de golpe de Estado. El presidente de la Asamblea Nacional (AN), no obstante, adelantó que no acudirá a la Fiscalía: “No tiene mucho sentido (la citación) cuando (William Saab) ni siquiera tiene funciones (…). Además, mis prerrogativas constitucionales como presidente del Parlamento y presidente encargado no le dan ninguna función (a Saab), y mucho menos a un usurpador para citarme”.infobae.com