Durante la noche del pasado martes, 7 de julio de 2020, delincuentes ingresaron a la biblioteca del Centro de Investigaciones en Propiedad Intelectual (CIPI) de la Universidad de Los Andes en Mérida, que sirve también al postgrado en Propiedad Intelectual, ambos únicos en Venezuela. Este robo se suma a los más de dos decenas cometidos […]

Durante la noche del pasado martes, 7 de julio de 2020, delincuentes ingresaron a la biblioteca del Centro de Investigaciones en Propiedad Intelectual (CIPI) de la Universidad de Los Andes en Mérida, que sirve también al postgrado en Propiedad Intelectual, ambos únicos en Venezuela. Este robo se suma a los más de dos decenas cometidos en distintas dependencias de la ULA durante la cuarentena nacional por COVID-19.

En esta ocasión, los ladrones sustrajeron una computadora de mesa, un escáner de última generación para bibliotecas, un pendrive y materiales de oficina, entre ellos, resmas de papel bond. Así mismo, destrozaron el vidrio que da acceso a las instalaciones de la referida biblioteca, rompieron varias tejas del techo por donde ingresaron y cortaron los cables de conexión a internet. Hasta la fecha los autores del delito no han sido capturados ni identificados, así como la gran mayoría de quienes han robado y causado destrozos en las universidades autónomas del país durante este período.

“El Centro quedó ahora desprovisto del medio que permitía la digitalización del material bibliohemerográfico y expuesta la colección (de libros y archivos impresos) a cambios ambientales”, indicó al Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ODH-ULA) Luis Alfonso Rodríguez Carrero, director del CIPI. El jueves 9 de julio, dos días después de ocurrido el robo, una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) acudió a la sede del CIPI para tomar declaraciones e iniciar las investigaciones del caso, actividad que continuará durante la próxima semana, indicó el profesor Rodríguez.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Aunque el CIPI cuenta con vigilancia asignada por la ULA, debido a la escasez de transporte público y de gasolina los centinelas muchas veces no pueden llegar a sus lugares de trabajo. El ausentismo forzado de vigilantes a las dependencias de la ULA ha incidido en el aumento de robos, hurtos e invasiones a esta institución durante la cuarentena nacional por COVID-19. Con este robo, el ODH-ULA registra un total de 23 desde que comenzó el confinamiento por la pandemia y la orden de suspender todas las actividades escolares y universitarias presenciales.

20 años de enseñanza sobre propiedad intelectual

El CIPI es un departamento destinado fundamentalmente a la investigación científica y a colaborar en el perfeccionamiento de la enseñanza a través de la Especialización en Propiedad Intelectual, postgrado único en Venezuela y de los pocos existentes en América Latina. Tanto el CIPI como la especialización están adscritos a la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la ULA.

El postgrado fue creado hace más de 20 años, tiempo durante el cual ha formado a profesionales expertos en derecho de autor, propiedad industrial y áreas afines. Muchos de sus egresados trabajan o trabajaron en importantes organismos públicos y privados, nacionales e internacionales.

Por su parte, el Centro de Investigaciones en Propiedad Intelectual (CIPI) se creó en el año 2016, cuyos profesores fundadores también forman o formaron parte del Grupo de Investigación sobre Políticas Públicas en Propiedad Intelectual y la Unidad de Consultoría y Proyectos en Propiedad Intelectual. La profesora hoy jubilada, Astrid Uzcátegui Angulo, fue la principal impulsora de los estudios sobre propiedad intelectual en la ULA y en el país.

El Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ODH-ULA) rechaza y denuncia los reiterados ataques, robos y hurtos cometidos contra la ULA y contras todas las universidades del país, sobre los cuales la justicia del régimen de facto no actúa con la celeridad que sí lo hace para asuntos de carácter político.// PrensaObservatorio de Derechos Humanos ULA