Lorenzo Mendoza, dueño de Empresas Polar, se volvió tendencia en Twiiter este martes luego de que usuarios preguntarán al empresario por qué no realiza donaciones a los más necesitados durante la cuarentena decretada para prevenir la propagación del coronavirus. «Quién ha visto al empresario Lorenzo Mendoza haciendo donaciones en este momentos tan fuerte. ¿Se supone que todos […]

Lorenzo Mendoza, dueño de Empresas Polar, se volvió tendencia en Twiiter este martes luego de que usuarios preguntarán al empresario por qué no realiza donaciones a los más necesitados durante la cuarentena decretada para prevenir la propagación del coronavirus.

«Quién ha visto al empresario Lorenzo Mendoza haciendo donaciones en este momentos tan fuerte. ¿Se supone que todos somos polar o no?», escribió el usuario identificado con la cuenta @douglnez5.

Muchas de las personas no sólo cuestionan a Mendoza por no realizar donaciones, sino por subir los precios de algunos de los productos más reconocidos de la marca (harina pan, pasta, arroz, mantequilla).

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Pese a la gran cantidad de ataques contra el empresario, fueron muchos los usuarios que defendieron la labor de empresas Polar.

«Y si en vez de pedirle a Lorenzo Mendoza que les regale la harina pan, mejor le piden al narco régimen que devuelvan todo lo robado«, manifestó @cladro.

Otro de los comentarios destacó que el venezolano debería tener un sueldo digno para poder costear con todas sus necesidades básicas. «En vez de pedir a Lorenzo Mendoza que nos regale comida. Deberiamos exigir un salario digno para hacer nosotros nuestro mercado y comprar lo que nos de la gana», indicó @givee80.

«Está bien, supongamos que Lorenzo Mendoza baja el precio de la harina el martes. El miércoles desaparece, el jueves la tienen los bachaqueros en 500%. Como siempre un grupo esperando que la empresa privada los mantenga mientras apoyan un gobierno ineficiente», destacó @tristrimiltro. //El Nacional