El CNE bajo el direccionamiento de los organismos  públicos  que ejecutan las políticas de control social realizo miles de cambios de residencia. Así lo manifestó el coordinador del comando de campaña merideños unidos por Venezuela Daniel García quien determino en las actividades cotidianas de contacto con los electores, que miles  de  personas  manifiestan su rechazo […]

El CNE bajo el direccionamiento de los organismos  públicos  que ejecutan las políticas de control social realizo miles de cambios de residencia. Así lo manifestó el coordinador del comando de campaña merideños unidos por Venezuela Daniel García quien determino en las actividades cotidianas de contacto con los electores, que miles  de  personas  manifiestan su rechazo a la arbitrariedad del régimen al cambiarlos de sus lugares naturales de votación.

Indicó que los  puntos rojos, centros de control electoral, mutaron a las estructuras formales del  PSUV para no hacer visible el chantaje oficial, el elector  será monitoreado desde su residencia hasta el centro electoral. Los responsables serán los jefes de calle que reparten el clap y distribuyen  otros beneficios como medicinas,  gasolina, gas, pensiones y becas. La perversidad del carnet de la patria, los censos y re censos  del  CLAP y otros, sirvieron de referencia para reubicar a los electores de acuerdo al centro de votación más cercano a la residencia de cada beneficiario sin autorización alguna.

“Las estructuras formales de la revolución aunque deterioradas y desmoralizadas por la crisis del país actúan en estos últimos días en modo chantaje a sus beneficiarios quienes deberán someterse al control de los jefes de calle o de cuadra que reparten los CLAP para participar en las elecciones y garantizarle  el voto a los candidatos del oficialismo a cambio de continuar recibiendo el beneficio”, expresó García

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Asimismo, manifestó que el cambio de residencia es una forma de reasumir el control del electorado ante la imposibilidad de la instalación de los puntos rojos que pactaron no colocarlos cercanos a los centros de votación.

“ Buscan no perdonar a ningún elector que se excuse por no poder movilizarse ya que su centro de votación fue elegido por el régimen cercano a su residencia violando la normativa legal vigente, también ante el incremento de los índices de mortalidad por diferentes patologías en un país donde no se garantiza la salud  y la tragedia de la pandemia, cientos familiares de los difuntos han constatado que consultando  sus números de cedula en el sistema electoral aun aparecen habilitados para votar y es el CNE el encargado de eliminarlos de los registros y no lo han hecho”, subrayó

Finalmente, apuntó que las acciones de ventajismo, ilegalidad y vulnerabilidad del proceso independientemente del resultado continua siendo denunciado y documentado, ningún resultado electoral general podrá exceder a un 25% de participación.