El Tribunal de Juicio N° 2 del Circuito Judicial Penal de Mérida, procedió esta semana a dictar sentencia para el funcionario que accionó el arma y dio muerte a Wildemar Parades Moreno, de 32 años, hecho suscitado el pasado sábado 8 de junio del año 2019, en la estación de servicio Los Llanitos de Tabay, […]

El Tribunal de Juicio N° 2 del Circuito Judicial Penal de Mérida, procedió esta semana a dictar sentencia para el funcionario que accionó el arma y dio muerte a Wildemar Parades Moreno, de 32 años, hecho suscitado el pasado sábado 8 de junio del año 2019, en la estación de servicio Los Llanitos de Tabay, municipio Santos Marquina de la entidad Andina, esto tras un enfrentamiento entre usuarios que se disponían a surtir de gasolina sus vehículos y cuerpos de seguridad del Estado.

En la audiencia celebrada el juzgado de la causa condenó a 18 años de prisión al oficial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), una vez que le comprobaron su responsabilidad directa en el crimen.

En el mismo acto judicial quedó en libertad el comisionado jefe de (PNB), Juan Bautista Cordero, a quien la defensa privada que le asistió le logró demostrar su inocencia.
En horas de la noche del citado día, los funcionaros de la PNB se presentaron en la estación de servicio para abastecer combustible a una motocicleta y vehículos de civiles que los acompañaban, lo que ocasionó la molestia entre la multitud presente.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Para dispersar a las personas, los demás oficiales presentes accionaron su armamento para despejar la zona, circunstancias en que Paredes recibió dos disparos en el pecho y su hermano resultó herido por perdigones.

Los seis implicados se pusieron a la orden del Ministerio Público al día siguiente de lo ocurrido. En el trascurso del juicio fueron absueltos quienes no fueron los que maniobraron el arma mortal.

Desde el momento de la detención hasta la culminación del proceso de sentencia, los efectivos se mantenían en las celdas del Centro de Coordinación Policial de Bailadores, municipio Rivas Dávila. Ahora el sentenciado será trasladado al Centro Penitenciario de la Región los Andes (CEPRA). La acusación estuvo a cargo de las fiscalías 76ª Nacional y 13ª de Mérida.//Daniel Molina