La junta directiva regional del Frente Agroalimentario  seccional Mérida, realizó un evento para conmemorar la promulgación de la ley de Reforma Agraria, que ocurrió el 5 de marzo de 1.960,   en el histórico Campo de Carabobo, por el entonces Presidente de República, Don Rómulo Betancourt. José Ocando, Coordinador de esta área, reseñó que no tienen nada que […]

La junta directiva regional del Frente Agroalimentario  seccional Mérida, realizó un evento para conmemorar la promulgación de la ley de Reforma Agraria, que ocurrió el 5 de marzo de 1.960,   en el histórico Campo de Carabobo, por el entonces Presidente de República, Don Rómulo Betancourt.

José Ocando, Coordinador de esta área, reseñó que no tienen nada que celebrar, reseño que este día los inspira a seguir la lucha por la Democracia y la Libertad y ese reconocimiento a tan loables trabajadores, quienes contra toda adversidad, continúan dando lo mejor de sus vidas para producir los alimentos que demandan las familias venezolanas.

Destacó Ocando; que esa gesta de hoy, protagonizada por hombres del campo, no dudan en calificarla como heroica, dados todos los obstáculos y padecimientos que sufre la población rural, mucho más que la población urbana.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Señaló el dirigente que con la promulgación de tan necesario instrumento legal, se estaba saldando una deuda, adquirida por el Libertador, Simón Bolívar, con el campesinado de Venezuela, como recompensa a su aporte a la gesta emancipadora de la independencia de Venezuela y al mismo tiempo  haciendo justicia social, a un sector preterido, sin ocasionar daños a  terceros.

Manifestó, Ocando que la ley tuvo consenso en todos los estratos de la sociedad y en los partidos políticos, representados en el Congreso Nacional. Ya que el principal objetivo del proceso de Reforma Agraria, fue la emancipación, política, económica y social del campesinado, y como toda obra humana se cumplió en un alto porcentaje.

Indicó, que entre los logros habidos pueden señalar, sin lugar a dudas, que se asentaron aproximadamente unas 400 mil familias; se adjudicaron en propiedad, unos tres millones de hectáreas de tierras, dos tercios de origen público y un tercio de origen privado, quienes recibieron justa indemnización, como correspondía a un estado democrático, de  Justicia y de Derecho.

Recalcó, que se incrementó la Educación Rural, construyendo escuelas primarias y en algunos casos secundarias, se  avanzó mucho en el área de la salud, erradicando  enfermedades endémicas; fue el país de américa latina y del Caribe que logró electrificar la mayor cantidad de zonas rurales, al igual que llevar agua potable a sus pobladores.

Acotó que se construyeron grandes e importantes obras de infraestructura, tales como: sistemas de riego, nuevas carreteras y mantenimiento de las existentes; donde hubo un proceso general de modernización de la actividad agrícola.

“Consideranos un deber, para el próximo Gobierno Democrático, proceder de inmediato, a otorgar a los beneficiarios con adjudicaciones de parcelas, sus correspondientes títulos de propiedad pura y simple, es decir títulos sin restricciones para su libre disposición, cumpliendo, de esa manera, con uno de los anhelos de esa gran masa poblacional, lamentablemente tan abandonada por el flagelo del denominado socialismo, del siglo XXI.” finiquitó