Abusos de autoridad, represión, maltrato y amenazas padecen, tanto los privados de libertad como sus familiares, por parte de los funcionarios del Cicpc Delegación Municipal El Vigía. La denuncia la formularon familiares de los reos quienes señalaron que desde “el sábado han sido maltratados y golpeados los detenidos, por rehusarse a comprar el nuevo uniforme […]

Abusos de autoridad, represión, maltrato y amenazas padecen, tanto los privados de libertad como sus familiares, por parte de los funcionarios del Cicpc Delegación Municipal El Vigía.

La denuncia la formularon familiares de los reos quienes señalaron que desde “el sábado han sido maltratados y golpeados los detenidos, por rehusarse a comprar el nuevo uniforme que pretenden imponer, el cual, es muy caluroso para el encierro en el que viven”.

Daniela Rangel, denunció que en vista a la negativa de los uniformes, fueron golpeados y les negaron las visitas. Además, “les botaron la ropa, la comida y el agua”.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Señaló que los privados de libertad están en huelga ante las agresiones que han vivido. “Hacemos un llamado -acotó- al Defensor del Pueblo, organizaciones de Derechos Humanos, a la Fiscalía Fundamental y Fiscalía 13 del estado Mérida, para que tomen cartas en el asunto”.

Por su parte, Edimar Roa denunció que “en una pequeña celda, conviven de 25 a 30 detenidos, no ven el sol y hace mucho calor, ahora les quitaron el agua y la luz, y los han mantenido en boxer, dándoles palos”.

Relató que al defender los derechos de los privados, los funcionarios los amenazan con meterlos presos también. “Esta situación no es la primera vez que pasa”, aseveró que el comisario jefe del organismo, no les da la cara para atender su pedimento.

Familiares de lo reos hicieron responsables a los funcionarios del Cicpc, en caso de que les pase algo a ellos o, a los privados de libertad.//Catarine Castro Diario Pico Bolívar