Daniel García; Presidente del Progreso Merideño Independiente, se suma a las diferentes opiniones, posiciones y exigencias que manifiestan los diferentes sectores políticos e incluyendo algunos aliados tradicionales del oficialismo de postergar el proceso electoral, viciado por el ventajismo histórico del régimen. Recalcó, que la pandemia suprime abruptamente la movilidad y actividad de la sociedad, lo […]

Daniel García; Presidente del Progreso Merideño Independiente, se suma a las diferentes opiniones, posiciones y exigencias que manifiestan los diferentes sectores políticos e incluyendo algunos aliados tradicionales del oficialismo de postergar el proceso electoral, viciado por el ventajismo histórico del régimen.

Recalcó, que la pandemia suprime abruptamente la movilidad y actividad de la sociedad, lo cual anula el activismo político  y la promoción de la oferta electoral.

“hemos acompañado las orientaciones y manifiestos públicos  de la conferencia episcopal y ante el vacío existente  en la unificación de criterios para vencer el secuestro del poder en el país, consideramos oportuno y necesario la responsabilidad que asume la iglesia católica como institución de mayor credibilidad en el país de señalar el camino menos traumático para dirimir la confrontación y división del país hoy en ruinas y carente de orientación y liderazgo”, expresó.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Señaló García, que los actores políticos tienen el compromiso de seguir ejerciendo la presión necesaria en cuanto a las condiciones electorales, y a su vez construyendo caminos de encuentro que unifiquen la mayoría del 85% del país, que  a su juicio está en contra del régimen.

“Ante esta realidad debemos identificar que debemos asumir y consolidar, y que debemos superar y desechar” finiquitó García.