Venezuela se está quedando sin gasolina en una “tormenta perfecta”, con desplome de los precios del crudo, sanciones económicas y una pandemia que encontró al país petrolero con su economía devastada. “Si esto se agrava, vamos a entrar en un fuerte caos”, pronosticó Neila López, una médica que se trasnochó con más de cien automovilistas ante […]

Venezuela se está quedando sin gasolina en una “tormenta perfecta”, con desplome de los precios del crudo, sanciones económicas y una pandemia que encontró al país petrolero con su economía devastada.

“Si esto se agrava, vamos a entrar en un fuerte caos”, pronosticó Neila López, una médica que se trasnochó con más de cien automovilistas ante una de las pocas estaciones de servicios que están funcionando en Caracas.

La mañana del miércoles la fila era kilométrica y los 38.000 litros de gasolina disponibles se vendieron de forma racionada en unas tres horas a policías, militares, médicos y personas que cumplen servicios esenciales en la cuarentena nacional aplicada desde el 17 de marzo para frenar el avance del coronavirus.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Y este martes una estación de servicio en Valencia, Carabobo, se convirtió en un peligroso escenario por la propagación del coronavirus debido a que cientos de motorizados se agolparon violando la cuarentena para intentar abastecerse de gasolina en un estado en el que funciona una de las principales refinerías del Caribe.

Videos en redes sociales dieron cuenta de lo ocurrido en plena Autopista Regional del Centro, cuando centenares de venezolanos provocaron demoras en el tránsito porque dejaron solo un carril libre para que los conductores de vehículos y camiones pudieran circular.

Venezuela se está quedando sin gasolina en una “tormenta perfecta”, con desplome de los precios del crudo, sanciones económicas y una pandemia que encontró al país petrolero con su economía devastada.

“Si esto se agrava, vamos a entrar en un fuerte caos”, pronosticó Neila López, una médica que se trasnochó con más de cien automovilistas ante una de las pocas estaciones de servicios que están funcionando en Caracas.

La mañana del miércoles la fila era kilométrica y los 38.000 litros de gasolina disponibles se vendieron de forma racionada en unas tres horas a policías, militares, médicos y personas que cumplen servicios esenciales en la cuarentena nacional aplicada desde el 17 de marzo para frenar el avance del coronavirus.

Y este martes una estación de servicio en Valencia, Carabobo, se convirtió en un peligroso escenario por la propagación del coronavirus debido a que cientos de motorizados se agolparon violando la cuarentena para intentar abastecerse de gasolina en un estado en el que funciona una de las principales refinerías del Caribe.

Videos en redes sociales dieron cuenta de lo ocurrido en plena Autopista Regional del Centro, cuando centenares de venezolanos provocaron demoras en el tránsito porque dejaron solo un carril libre para que los conductores de vehículos y camiones pudieran circular.

Casi en paralelo, el derrumbe de los precios del crudo a sus menores valores en décadas asestó “un golpe brutal” al país, según el propio Maduro.

“Es como una tormenta perfecta”, dijo a la AFP Francisco Morandi, economista especializado en energía de la Universidad Rice de Houston, Estados Unidos.

Venezuela importaba gasolina que pagaba en petróleo en operaciones conocidas como “swaps”, lo que le daba resultados, explicó Morandi.

“Que Rosneft Trading y TNK Trading (…) dejaran de prestar servicios en swaps de gasolina, hizo que la italiana Eni, la española Repsol y Reliance de India, que lo estaban también haciendo, se asustaran y dejaran de hacerlo”, agregó.

En las “últimas cinco semanas” solo “un barco italiano” llegó con combustible, continuó, antes de detectarse la COVID-19 en Venezuela, donde ya se registran 175 contagiados y nueve fallecidos.

Sin transporte 

Maduro aseguró garantizar “todo el combustible” al transporte público y de alimentos “para que no se paren”.

El economista Luis Oliveros, en tanto, aseguró a la AFP que “no hay combustible para transportar alimentos, gente, médicos” ni “para que la gente vaya a trabajar”.

En la otrora potencia petrolera extensas filas de vehículos y motos rodean constantemente las estaciones de servicio.

Si el escenario persiste, impactará a los sectores considerados esenciales, según Henkel García, director de la firma Econométrica.

“Se va a ver afectado el traslado de personal, sobre todo de lo básico (…) Ni hablar de médicos que no se puedan trasladar”, explicó a la AFP.

El gasoil, usado en buena parte para distribuir alimentos y medicinas, “todavía se consigue”, aliviando al sector alimentación, con niveles de inventario “superiores a los que estábamos acostumbrados meses atrás” tras flexibilizaciones económicas, dijo García.

Aquiles Hopkins, presidente de la Federación Nacional de Agricultores (Fedeagro), prevé solo un leve desabasecimiento de productos agrícolas.

“Si la oferta cae probablemente no se note tanto porque la demanda es muy baja debido al bajo poder adquisitivo” del venezolano, cuyo ingreso mínimo mensual equivale a 4,45 dólares, indicó Hopkins a la AFP.

Varios países han anunciado fecha tentativa para levantar la cuarentena, pero Venezuela “será de los últimos en volver a la normalidad”, pronosticó Oliveros // infobae