Ante la falta de efectivo y el bajo poder adquisitivo de los venezolanos, los buhoneros implementaron la práctica de vender los alimentos en porciones pequeñas denominadas “teticas”. En la redoma de Petare, en el bulevar de Catia y en el de Candelaria se observan entre 5 y 6 puestos continuos en los que se venden […]

Ante la falta de efectivo y el bajo poder adquisitivo de los venezolanos, los buhoneros implementaron la práctica de vender los alimentos en porciones pequeñas denominadas “teticas”. En la redoma de Petare, en el bulevar de Catia y en el de Candelaria se observan entre 5 y 6 puestos continuos en los que se venden la bolsita con 4 cucharadas de café, 4 de azúcar y 4 de leche a 10.000, 9.000 y 13.000 bolívares, respectivamente. Las de arroz y de aceite, que contienen el equivalente a una taza mediana y pequeña, cuestan 17.000 y 15.000 bolívares.

“Es un rebusque. A nosotros nos llegan dos cajas CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) y de ahí tomamos un paquete de leche, otro de azúcar y dos de arroz que empaquetamos y vendemos”, explicó una vendedora en Petare, que pidió no mencionar su nombre.

La asesora laboral Maryolga Girán señaló que esta forma de venta al detal, que también conlleva problemas sanitarios por cómo se empaca y se guardan los alimentos, es una recomposición de la economía informal que se suma al bachaquerismo dentro de la realidad de la hiperinflación y la escasez de los productos regulados.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Agregó que con las bolsitas, los buhoneros reponen rápidamente inventarios, pues es más fácil vender en porciones a un precio que los consumidores empobrecidos pueden pagar. Eso no ocurre si se trata de un paquete completo del producto.

El sindicalista Dick Guanique advirtió que los buhoneros se han convertido en proveedores del dinero en efectivo. Aseguró que venden los billetes a los interesados con un recargo de 15% y 20%. “Debido a la falta de efectivo, los billetes se han convertido en una mercancía más”, dijo.

Indicó que el kilo de azúcar cuesta 90.000 bolívares si el pago es en efectivo, pero si se cancela en plástico el precio es de 170.000 bolívares. Precisó que los vendedores ambulantes representan 30% de la población de los trabajadores del sector informal de la economía.

Matria Vigiense Matria Vigiense Logo

Historias, costumbres y tradiciones del Municipio Alberto Adriani.

Estamos donde usted esta!

Nativo de Rubio, Félix Vega llegó como confinado político a la aldea de El Vigía en el año 1953, para permanecer en ella hasta su muerte. Durante 61 años que habito en El Vigía, fue un hombre promotor de iniciativas de desarrollo para el municipio. Tiene en su haber, el conformar dos de las Comisiones de mayor importancia del siglo XX en el municipio: la de Pro-Elevación a Municipio en 1954 y la de Pro-Elevación a Distrito (1965)

Ver mas...

Personajes

Los que han hecho grande a esta ciudad. - Ver Todo