A los pocos minutos de su ingreso al hospital universitario de Los Andes (Iahula), falleció una niña de diez años de edad, tras ser mordida por una serpiente en el pie derecho; acontecimiento que ocurrió en la población de Tucaní, momentos en la infante caminaba por su casa. Según los familiares la trasladaron el sábado […]

A los pocos minutos de su ingreso al hospital universitario de Los Andes (Iahula), falleció una niña de diez años de edad, tras ser mordida por una serpiente en el pie derecho; acontecimiento que ocurrió en la población de Tucaní, momentos en la infante caminaba por su casa.

Según los familiares la trasladaron el sábado en la tarde; al Hospital “Antonio José Uzcátegui” de ese municipio, pero por falta de suero antiofídico fue llevada al principal centro asistencial del estado, donde falleció al día siguiente.

Por su parte el mayor Luis Contreras de Bomberos Inea quien se encarga de la distribución de los sueros antiofídico en el país, fue informado del caso, pero por falta de transporte y gasolina, no pudo trasladarse de Maracaibo a Tucaní.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Acotó el mayor Contreras que de los cuatro primeros casos de mordeduras de serpiente en este 2021, es el primer deceso que se registra en una niña merideña.

Manifestó, que la escasez de sueros antiofídicos en el país y en el mundo, es debido a que la industria farmacéutica mundial no elabora estos antídotos por falta de rentabilidad, motivado a los altos costos en su fabricación y poca adquisición.

Comento que un kit de suero antiofídico en el país cuesta alrededor de 150 dólares”, además son muy pocos los que disponen de esos recursos para comprarlos ya que la mayoría de los pacientes son de bajos recursos económicos.

Asimismo, Contreras hizo un llamado a la población para estar alerta con las serpientes que están saliendo de sus madrigueras ante las lluvias.