A noventa años de la publicación de Tirano Banderas, Novela de tierra caliente, de Don Ramón del Valle-Inclán (Vilanova de Arousa, 28 de octubre de 1866 – Santiago de Compostela, 5 de enero de 1936), creador del esperpento histórico, incidió, en barroco lenguaje de integración americanista con Tirano Banderas, publicada en 1926, tema del caudillo criollo, a veces llamado monstruo, tirano otros, las más, por eufemismos, dictador.

j.g. guerrero lobo*

A noventa años de la publicación  de Tirano Banderas, Novela de tierra caliente, de  Don Ramón del Valle-Inclán (Vilanova de Arousa, 28 de octubre de 1866 – Santiago de Compostela, 5 de enero de 1936), creador del esperpento histórico, incidió, en barroco lenguaje de integración americanista con Tirano Banderas, publicada en 1926, tema del caudillo criollo, a veces llamado monstruo, tirano otros, las más, por eufemismos, dictador.

 Valle-Inclan, había viajado en 1892 al México, influyó mucho menos el llamado “desastre del 89”, fue testigo excepcional dos acontecimientos: la primera guerra mundial, que vivió  directamente en el frente Verdún, en calidad de comisionado  por la agencia Prensa Latina y el periódico El Imparcial, y la consolidación institucional de la Revolución mexicana que tanto le impresionó.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

En 1921 viaja por segunda vez a México, como huésped de honor del General Álvaro Obregón, como periodista-escritor siguió de cerca la Revolución soviética, ello influencio en el nuevo rumbo en su trayectoria literaria adquirido entre 1917, fecha de publicación La media noche. Visión estelar un momento de la guerra, y 1924, año de la versión definitiva de su esperpento Luces de bohemia. Justificar este quiebre de comparación entre la República imaginaria de Santísima Trinidad de Tierra Firme en Tirano Banderas, novela publicada en 1926, que Don Ramón escribe bajo la égida del dictador Miguel Primo de Rivera y Orbaneja y en la que gachupines son cómplices abyectos de la tiranía y el México de la Sonata y estilo, publicada en 1903, en donde el marqués  de Brandomín (Embajador) llega imbuido de sueños imperiales, recordando a Hernán Cortés.

Tirano Banderas, es un modelo de construcción narrativa fundamental con riqueza poética profundamente innovadora que se basa en la reducción temporal -“la angostura del tiempo” como lo denomina su autor-, el fragmentarismo  de la acción, articulada a modo de secuencia  o “estampitas”, ello le permite narrar acontecimientos simultáneos y le da supraindividual. El título es engañoso, el no solo pinta a un tirano individual denuncia la degradación de las personas por la tiranía y concibe una República imaginaria, la de Santísima Trinidad de Tierra Firme, que en quintaesencia de la America  hispana donde  concurren  tres castas, cada una representada  por tres individuos. Los insurgentes son criollos; Filomena Cuevas, el doctor Sánchez Ocaña y Roque Cepeda en quien Valle-Inclán  expresa su admiración por el personaje histórico de Francisco Madero. Frente a ellos, los despreciables cachupines: el Embajador de España, el ricachon don Celes y el usurero Peredita. Y son indios, el revolucionario Zacarías el Cruzado, “el duro castigo del chicote” en palabras del mismo Valle-Inclan a Martínez Sierra, y Santos Bandera, con rasgos sólo autóctonos sino, como el novelista reveló en una carta a Alfonso Reyes, del doctor Francia, de Rosas, de Melgarejo, de López y Porfirio Díaz contra el que lucho Madero.

Filomena Cuevas, criolla ranchera, había dispuesto para aquella noche armas a sus peones con los fusiles ocultos en una manigual, y las glebas de indios, en  difusas líneas, avanzaban sobre el estero  de Ticomaipú, luna clara, nocturnos horizontes profundos  susurros y ecos.

Desde mediados del siglo pasado encontramos novelas o relatos novelados en  los cuales el aliento que las anima es el odio a la tiranía o al sátrapa que la ejerce. Amalia, editada en Montevideo 1881, de José Mármol, quien nació el 2 de diciembre 1817 en Buenos Aires  y fallecido en 1871, enfrentado al dictador Manuel de Rosas, pasó en la cárcel varios meses en 1839. La novela fue un alegato antiterrorista en contra del Gobierno de José Manuel de Rosas. En  1904, en Nostromo, considerada como la obra cumbre Joseph Conrad, en 1909  aparece en Caracas la novela titulada El Cabito, su autor, Pedro María Morantes, la firma con el seudónimo  de Pío Gil, El guatemalteco, Miguel Ángel Asturias, con El Señor Presidente, Arturo Uslar Pietri dice: “yo asistí al nacimiento de este libro, Viví sumergido de la irreparable  atmósfera de su condensación. Entré, en muchas formas, dentro del delirio mágico que le dio forma cambiante y alucinatorio. Lo vi pasar, por fragmentos, de la conversación al recitativo, al encantamiento y a la escritura. Formó parte irreal de una realidad en la que viví por años sin saber muy bien por dónde navegaba”, la condensada de este ambiente de circulo infernal, toda la ciega y fatal maquina de terror esta vista desde afuera. Jorge Zalamea, con El Gran Batundún-Burundá, el cubano Alejo Carpentier,  con El recurso del Método, paraguayo Augusto Roa Basto, con Yo el Supremo. Rufino Blanco Fombona La Mitra de la mano, en 1927 y La bella y la fiera  en 1931, José Rafael Pocaterra da a conocer Memorias de un venezolano de la decadencia, Gerardo Gallegos publica El puño del amo, en 1939, Fiebre de Miguel Otero Silva, aparece Mi Compadre en 1934, del escritor Fernando Gonzáles,  Rafael Requena  publica  Vestigios de la Atlántida, y Manuel Bedoya, La garra roja y Tirano Bebevidas, contra Sánchez Serra y el General Oscar R. Benavides, ambos dictadores del Perú, César Falcón publica El buen vecino Sanabria 1947,  Gabriel García Márquez,  con El Otoño del Patriarca,  No oficio de Tinieblas de Camilo José Cela, Arturo Uslar Pietri  con Oficio de Difuntos sobre Juan Vicente Gómez, La Fiesta del Chivo 2000 de Mario Vargas Llosa, Gómez el amo del poder, 1975, Domingo Alberto Rangel, uno de los últimos libros Dictador , Anatomía de la Tiranía 2008, de Ramón Guillermo Aveledo.

Tirano banderas salió a la ventana, blandiendo el puñal, y cayó acribillado. Su cabeza, befada por sentencia, estuvo tres días puesta sobre un cadalso con hopas amarillas, en plaza de armas: El mismo auto mandaba hacer cuatro troncos y repartirlos en la frontera, de mar a mar. Zamalpoa y Nueva Cartagena, Puerto Colorado y Santa Rosa del Titipay, fueron las ciudades agraciadas.

*escritorgglobo@gmail.com

Ramón del Valle-Inclán
Ramón del Valle-Inclán

Matria Vigiense Matria Vigiense Logo

Historias, costumbres y tradiciones del Municipio Alberto Adriani.

Estamos donde usted esta!

Nativo de Rubio, Félix Vega llegó como confinado político a la aldea de El Vigía en el año 1953, para permanecer en ella hasta su muerte. Durante 61 años que habito en El Vigía, fue un hombre promotor de iniciativas de desarrollo para el municipio. Tiene en su haber, el conformar dos de las Comisiones de mayor importancia del siglo XX en el municipio: la de Pro-Elevación a Municipio en 1954 y la de Pro-Elevación a Distrito (1965)

Ver mas...

Personajes

Los que han hecho grande a esta ciudad. - Ver Todo