James Joyce dio el nombre latino de Odiseo a su Ulises, donde retrata a lo largo de un día completo de veinticuatro horas la vida del Dublín de 1904, pero la conexión con la epopeya de Homero en esta difícil novela irlandesa es todavía hoy inexplicable y sujeta sólo a conjeturas

j.g. guerrero lobo*

 

Los viajes de Ulises estaban casi terminados. Los Feacios le acogieron con bondad y le cargaron  de muchos regalos, le hicieron llevar hasta Itaca. Hacía falta reconquistar su reino, que estaba en manos de un tropel de jóvenes príncipes pretendientes que, reunidos en torno a Penélope, y devorándolo todo en palacio, imponían su ley en Itaca.

Haga un comentario

Haga clic en este recuadro e inicie o mantenga una conversación de este tema, interactúe con los demás.

Muy hábilmente, Ulises, disfrazado de mendigo, y Telémaco regresan al palacio. Él  observa, ayudado por Telémaco, quienes le siguen fieles y quienes no. Penélope los ve y se acerca. Pregunta al mendigo por Ulises, como hace a todos los viajeros. Le miente y  cuenta que vio a Ulises al principio de la guerra. Ella le toma simpatía y manda a una sirvienta que le lave los pies. No es nada más y nada menos que la sirvienta  Euriclea, su antigua nodriza, él sabe que lo reconocerá cuando vea en su pantorrilla una cicatriz que tiene desde pequeño, como efectivamente ocurre. Pero calla por orden de Ulises y se marcha de allí, apesadumbrada e incapaz de ocultar lo que siente.

Los pretendientes siguen acosando a Penélope. Ya cansada les propone lo siguiente: “el que sea capaz de tensar el arco de Ulises, ese será su marido”.

Con ocasión del  concurso de tiro con arco -que aconsejó a Penélope que organizara- aniquiló a los pretendientes, y pudo, por fin, recobrar su lugar.

Así se termina la Odisea, pero la “saga” de Ulises no se acaba con allí.

Se contaba que el héroe había vuelto a hacerse a la mar, y había guerreado en Epiro, o bien que había partido a fundar ciudades entre los tirrenos (en el país de los etruscos) y que, finalmente, había muerto, accidentalmente, por Telégono, el hijo que había tenido de Circe.

La comedia de Pedro Calderón de la Barca  el mayor encanto, amor (también aparece como El mayor hechizo, amor) se centra en las peripecias de Ulises y su tripulación en la isla de la maga Circe.

En La Divina Comedia Odiseo y Diomedes comparten un flamígero castigo en el octavo saco donde son castigados por haber profesado astutos y fraudulentos consejos sin reparar en equidad alguna. Y, sobre todo, porque no permaneció en Itaca sino que se hizo de nuevo a la mar, franqueando incluso las columnas de Hércules, hasta que una inmensa ola los hunde. Es una prueba más del poco aprecio de la Edad Media por Ulises. Sólo en el Renacimiento se conocerá la Odisea en el texto original griego y comenzará un redescubrimiento de Ulises. Una muestra de ello se encuentra en el hecho de que en Os Lusíadas de Luis de Camões  se atribuye a Ulises la fundación de Lisboa.

James Joyce   dio el nombre latino de Odiseo a su Ulises, donde retrata a lo largo de un día completo de veinticuatro horas la vida del Dublín de 1904, pero la conexión con la epopeya de Homero en esta difícil novela irlandesa es todavía hoy inexplicable y sujeta sólo a conjeturas, puesto que aparentemente no hay ninguna conexión argumental o de planteamiento entre ambas obras, más allá de la coincidencia de nombres y del hecho de que ambas tienen como tema central los sucesos del protagonista.

El italiano Giovanni Pascoli incluye en una de sus obras un largo poema titulado L’ultimo viaggio, en que se ve a Ulises volviendo a hacerse a la mar hasta morir.

Por otro lado, el griego Constantino Cavafis escribe un importante poema, Itaca, en que —dirigiéndose al lector— explica que no espere nada de Ítaca a su vuelta: el propio viaje será lo más interesante.

Ya en 1905, Georges Méliès realizó la que probablemente es la primera de muchas películas de cine sobre Odiseo: L’Île de Calypso: Ulysse et le géant Polyphème.

 

Nota:

 

[1] Pedro Calderón de la Barca y Barreda González de Henao Ruiz de Blasco y Riaño (Madrid, 17 de enero de 1600 – Madrid, 25 de mayo de 1681), militar, escritor, poeta y dramaturgo español del Siglo de Oro.

2 Luís Vaz de Camões o Camoens (c. 1524 — Lisboa, 10 de junio de 1580) escritor y poeta portugués, generalmente considerado como uno de los mayores poetas en lengua portuguesa; también escribió algunos sonetos en castellano.

3 James Augustine Aloysius Joyce (Dublín, 2 de febrero de 1882 – Zúrich, 13 de enero de 1941) escritor irlandés, reconocido mundialmente como uno de los más importantes e influyentes del siglo XX.

 

*escritor  jgglobo@gmail.com

James Joyce
James Joyce

 

Matria Vigiense Matria Vigiense Logo

Historias, costumbres y tradiciones del Municipio Alberto Adriani.

Estamos donde usted esta!

Nativo de Rubio, Félix Vega llegó como confinado político a la aldea de El Vigía en el año 1953, para permanecer en ella hasta su muerte. Durante 61 años que habito en El Vigía, fue un hombre promotor de iniciativas de desarrollo para el municipio. Tiene en su haber, el conformar dos de las Comisiones de mayor importancia del siglo XX en el municipio: la de Pro-Elevación a Municipio en 1954 y la de Pro-Elevación a Distrito (1965)

Ver mas...

Personajes

Los que han hecho grande a esta ciudad. - Ver Todo